Nacida en Francia y criada en ocho ciudades diferentes de Europa, la fotógrafa y artista visual Elsa Bleda llegó a Sudáfrica a finales de la década de 2000. A los 18 años, solo tenía la intención de ser una parada en un viaje en solitario por el hemisferio sur, pero el país terminó por capturarla.

Elsa captura escenas cambiantes y nocturnas que irradian un brillo fluorescente de ensueño.  Las imágenes cinematográficas evocan una realidad distópica alternativa.

sobre su trabajo ella dice:

Alguien lo mira, siente el misterio, siente el extraño y misterioso sentimiento, quiere conocer la historia y pueden construirla ellos mismos. Y cada persona ve una historia diferente con la misma atmósfera.

 

 

Vean tambiénMasashi Wakui y sus noches mágicas en Japón

Links

Facebook

Instagram

Behance